embarazo y trabajo

Embarazada, y trabajando: ¿qué hago?

En este artículo repasaremos las principales problemáticas relacionadas con el embarazo y el trabajo. Ambas cosas resultan difíciles de conciliar y en nuestro país las condiciones, aunque son buenas, no alcanzan el nivel más alto. Por eso, repasemos qué hacer si se está embarazada. En relación al trabajo, claro.

¿Hasta cuándo puedo trabajar si estoy embarazada?

Con una salud sólida una mujer puede trabajar incluso hasta el último día del embarazo. Eso sólo lo puede decir el médico que lleve de cerca a la paciente.

Lo más probable es que en los últimos meses de embarazo el cansancio empiece aumentar. Recuerda que puedes empezar la baja por maternidad por lo menos dos semanas antes del nacimiento. Así podrías aprovechar para descansar.

En el caso de que tu trabajo exija esfuerzo físico, la cuestión está mucha más clara. Hay que descansar. Y si sigues trabajando hay que solicitar una reducción de las tareas físicas durante este período.

Ventajas de descansar antes del parto

Si descansas antes del parto, evitarás probablemente muchos problemas asociados al mismo. Por ejemplo:

  • Evitarás la posibilidad alta de partos prematuros
  • El descanso reduce drásticamente la tasa de abortos
  • El descanso ayuda al desarrollo del bebé
  • La presión arterial alta de la mezcla de trabajo y embarazo puede causar preeclampsia.

Procura obtener la comprensión y ayuda de tus superiores

No siempre nos tocan bueno jefes, pero lo normal es que ellos faciliten el embarazo al empleado. Ten en cuenta que en otros países hay incluso leyes que luchan contra la discriminación ante las embarazadas.

Busca el apoyo y la comprensión de tus superiores para que puedas llevar mejor este difícil y hermoso período. La gestación es algo delicado, pero si se lleva con cuidado, nada puede salir mal.

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *